Trastornos de la articulación temporomandibular o ATM

Trastornos de la articulación temporomandibular o ATM

ATM

Todo nuestro cuerpo está lleno de articulaciones que nos permiten hacer los movimientos que necesitamos en nuestro día a día. Una articulación es el área en la que se unen dos huesos. Una de las articulaciones más compleja de la que disponemos es, precisamente, la articulación temporomandibular (ATM).

Esta se encuentra entre el hueso temporal y la mandíbula. Es decir, conecta el hueso que forma parte del cráneo con la mandíbula. Sin embargo, como en todos los órganos que conforman nuestro cuerpo, esta articulación también puede sufrir lesiones.

Partes del ATM

Esta articulación está formada por varias estructuras anatómicas. Estas, junto a los músculos de la zona, permiten a la mandíbula realizar los movimientos necesarios para masticar adecuadamente.

Estas estructuras son el cóndilo de la mandíbula, la cavidad glenoida y el cóndilo del hueso Temporal. Entre ellos encontramos el disco articular que está cubierto por pequeños compartimentos denominados cavidades sinoviales. Otra parte de gran importancia es el ligamento temporomandibular. Este rodea toda la articulación y evita que el cóndilo se desplace excesivamente.

¿Qué es el trastorno del ATM?

Los trastornos del ATM pueden causar dolor en la zona de la articulación y en los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula.

La causa exacta es difícil de determinar. Puede deberse a varios factores: genética, artritis, lesiones. En la mayor parte de los casos los trastornos del ATM son temporales y pueden aliviarse fácilmente con el tratamiento adecuado.

Síntomas del trastorno

Antes de aplicar cualquier tratamiento tenemos que identificar los síntomas para verificar que sufrimos de este trastorno.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Dolor al masticar.
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor intenso en la cara.
  • Dolor dentro del oído o a su alrededor.
  • Bloqueo de la articulación.
  • Dolor o sensibilidad al tacto en la mandíbula.

Causas que ocasionan el trastorno temporomandibular

La articulación temporomandibular combina una acción de bisagra con movimientos deslizantes. Las partes del hueso que interactúan en la articulación están cubiertas de cartílago y están separadas por un disco que absorbe los golpes. Esto hace que el movimiento sea suave.

Algunas de las causas por las que este proceso empieza a fallar y se producen trastornos en la articulación son:

  • El cartílago se daña por la artritis.
  • Se daña por un golpe o impacto.
  • El disco se erosiona o se mueve fuera de su alineación adecuada.

¿Cuándo hay que acudir al odontólogo?

Hay que buscar atención médica si presentas una sensibilidad o dolor persistente en la mandíbula. El dentista analizará las posibles causas y tratamientos para el problema.

Como hemos comentado al principio, los tratamientos suelen ser bastante sencillos, ya que, en la mayoría de los casos, no requieren de cirugía. Se pueden utilizar aparatos intraorales o técnicas para corregir la postura de la mandíbula.

Consulta de dentista

Factores de riesgo

Existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir este trastorno:

  • Distintos tipos de artritis.
  • Rechinar o apretar los dientes a largo plazo (bruxismo).
  • Enfermedades del tejido conectivo que causan problemas que pueden afectar a la articulación temporomandibular.

Es muy importante mantener la salud de nuestras articulaciones, ya que estas nos permiten realizar los movimientos con toda la libertad posible. Estas lesiones se pueden evitar con prevención y con las visitas periódicas a tu dentista para detectar cuanto antes factores de riesgo como el bruxismo.

En Clínica Doctor Toledo te ayudamos a mantener la salud de tu boca de la mano de los mejores profesionales. Si estás interesado en alguno de nuestros tratamientos ven a visitarnos.