Retenedores: por qué son necesarios y para qué sirven

Ortodoncia metálica: esto es lo que debes conocer sobre los brackets
12 febrero, 2018
Cómo mantener una higiene bucal perfecta
6 marzo, 2018
Mostrar todo

Retenedores: por qué son necesarios y para qué sirven

Los retenedores tras el tratamiento de ortodoncia son una parte fundamental para que nuestros dientes sigan teniendo la alineación y forma adecuada. Una mala retención puede hacer que perdamos todo el alineamiento que hemos conseguido a lo largo de todo el tratamiento de ortodoncia.

En los tratamientos de ortodoncia, la alineación de los dientes se consigue a través del movimiento del diente a través del hueso. Así, se generan nuevos ligamentos y se crean vínculos de sujección para mantener la posición conseguida tras la ortodoncia. Gracias al proceso de retención conseguimos esta consolidación.

¿Qué son y para qué sirven?

Al terminar el tratamiento de ortodoncia, los dientes tienden a volver a su posición original. Para que no se pierda el correcto alineamiento que hemos conseguido gracias a la ortodoncia, se deben emplear retenedores dentales.

Dichos retenedores, tras la ortodoncia, deben mantener los dientes en su posición. Su objetivo es minimizar el movimiento dental y mantener las correcciones dentales. Es muy importante colocarlos inmediatamente al terminar la ortodoncia, porque como ya hemos dicho, los dientes tienden a moverse hacia su posición anterior y desalinearse.

Además, los tejidos gingivales o periodontales pueden verse afectados por la movilización de la ortodoncia, por lo que necesitan tiempo para organizarse de nuevo cuando ésta se quita.

Por otro lado, el crecimiento puede producir cambios que alteren los resultados del tratamiento de la ortodoncia. Si nos dientes no se encuentran en una posición estable y el crecimiento no continúa, es fundamental que se implante un sistema de retención para que se termine de completar la reorganización periodontal.

Será el ortodontista el encargado de indicar la colocación de los retenedores para estabilizar los dientes el máximo tiempo posible y evitar así los cambios en la posición.

Recuerda que todos y cada uno de los pacientes que han llevado ortodoncia para corregir la posición de sus dientes, tienen que llevar también retenedores. No es posible dejar de emplear estos aparatos hasta que no se complete el proceso de crecimiento.

 

¿Cuántos tipos de retenedores existen?

Podemos encontrar diversos modelos de retenedores actualmente. Pero, siempre dependerá de las distintas necesidades dentales de cada paciente, y será el ortodontista el encargado de escoger una opción u otra.

Retenedores fijos: este tipo de retenedores se colocan en un segmento del arco determinado, de colmillo a colmillo. Se colocan en la cara lingual de del arco inferior, y se encementan con composite en los incisivos inferiores. Normalmente, sólo se colocan en la parte inferior de la dentadura (de colmillo a colmillo, como acabamos de explicar). Aunque en el arco superior también se puede colocar, no siempre es posible en todos los casos. Estos retenedores se implantan acto seguido tras retirar la ortodoncia. Así nos aseguramos que los dientes mantengan su posición desde el primer momento.

Los retenedores removibles son los más empleados, y se asemejan mucho a los sistemas que se emplean con la ortodoncia de Invisalign. Hablamos de los retenedores essix. Este tipo de retenedor es una férula transparente, de plástico, que se adapta perfectamente a tu dentadura.

Tras retirar la ortodoncia, se realiza un molde de la boca para, posteriormente, con una máquina de termo vacío realizar las férulas. Son las más cómodas ya que se pueden retirar cada vez que se quieran. Y, a diferencia de los retenedores fijos, con el paso del tiempo, se disminuye la duración de uso.

Aunque en algunos pacientes se combinan los dos tipos de retenedores de forma simultánea para conseguir una mayor retención y seguridad.

 

¿Durante cuánto tiempo debo usar los retenedores?

En el caso de los retenedores fijos, la duración del tratamiento es indeterminada. Es decir, una vez colocados no se vuelven a retirar jamás.

Por el contrario, los retenedores movibles se deben llevar durante 24 horas en los tres o cuatro primeros meses tras retirar la ortodoncia. Sólo se deberán retirar en las horas de comida. Además, la retención deberá continuar de manera parcial durante un año como mínimo, para que los tejidos gingivales terminen de remodelarse.

Y si pasado este periodo de tiempo, se sigue produciendo un crecimiento significativo, deberemos continuar con la retención parcial hasta que concluya dicho crecimiento.

Pero, los dientes se mueven durante toda nuestra vida. Por eso te recomendamos que, si quieres mantener tu sonrisa alineada, siempre deberás llevar un retenedor para dormir.

El retenedor, con el tiempo, pierde rigidez dejando así de cumplir su función. Cambia de retenedor cuando esto suceda.

Emplear los retenedores de manera permanente nos ayudará a evitar movimientos indeseados. Pero esto no significa que no puedas llevar una vida normal. En el caso de los retenedores fijos, la barra de alambre es tan fina que ni si quiera se nota, es invisible de cara a los demás (recordemos que se inserta en la cara lingual de los dientes) y no interfiere en el habla.

Por otro lado, en los removibles como essix, el tiempo de uso disminuye progresivamente. Durante los tres primeros deberás llevarlos todo el día excepto para comer y cepillarte los dientes, pero cuando los tejidos se asienten, únicamente deberás llevarlos por la noche.

Todas las personas que han llevado ortodoncia necesitarán retenedores para mantener la alineación que han conseguido durante el tratamiento. Aunque dependerá del ortodontista decidir el tiempo que cada paciente deberá llevar los retenedores.

 

Cómo mantener limpios los retenedores

Aunque los retenedores fijos no se pueden extraer para limpiarlos, tendrás que tenerlos en cuenta durante tu hábito diario de limpieza. Es decir, deberás pasar el cepillo alrededor del alambre para evitar que se acumule suciedad en la zona.

Por otro lado, los retenedores removibles son mucho más fáciles de limpiar. Bastará con un cepillo, jabón neutro y agua tibia. Eso sí, debes limpiarlos a diario. No olvides, una vez a la semana,  diluir las férulas en agua con una pastilla especial para este tipo de prótesis. Este tipo de pastilla se puede adquirir en cualquier farmacia.

En Doctor Toledo contamos con profesionales de experiencia y en constante formación. Por eso, podemos asesorarte y colocar los sistemas de ortodoncia más modernos. Empleamos los mejores materiales para que puedas disfrutar de retenedor de máxima calidad y durabilidad.

Ponte en contacto con nosotros si todavía tienes dudas acerca de los retenedores, ¡te esperamos!