¿Qué es la periodontitis y cómo se produce?

Empaste dental: tratamiento para eliminar la caries
1 octubre, 2018
Blanqueamiento dental: ¿cómo se realiza y qué efectos secundarios tiene?
29 octubre, 2018
Mostrar todo

¿Qué es la periodontitis y cómo se produce?

Las enfermedades periodontales son mucho más frecuentes de lo que parecen ya que el 40% de los adultos la padecen en algún tipo de sus formas. Por norma general, suelen comenzar como gingivitis sin tratar.

Para poder solucionarla, es importante realizar un tratamiento de periodontitis porque una enfermedad de este tipo puede ocasionar problemas tanto en encías como en huesos si no se trata de forma correcta.

 

¿Cómo puedo saber si padezco de periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad bucal en la que las encías se inflaman por la acumulación de placa bacteriana. En los casos más graves, la enfermedad penetra hasta la raíz del diente provocando la pérdida del hueso y la encía.

Normalmente, la periodontitis suele comenzar con una gingivitis que no se trata a tiempo. La infección suele iniciarse en la unión del diente y la encía, pero se expande hasta los ligamentos y el hueso, dañando así los soportes de los dientes.

Podemos diferenciar entre dos tipos de periodontitis: crónica y agresiva. La crónica es la más común y se caracteriza porque su evolución es lenta, mientras que la segunda evoluciona mucho más rápido y el diente puede perderse antes.

Uno de los síntomas más habituales de esta enfermedad es el sangrado durante el cepillado o a la hora de comer ciertos alimentos, como una manzana. Una encía sana no sangra cuando se realizan estas actividades. Aunque podemos encontrar otros:

  • Retracción de encías: los dientes se ven más largos y se puede ver la raíz del diente
  • Movilidad dental: los dientes son más sensibles y se mueven más.
  • Espacios interdentales: la encía desaparece entre los dientes y se quedan huecos entre ellos.
  • Sensibilidad dental
  • Halitosis
  • Aumento de la sensibilidad de las encías

 

Tratamiento contra la periodontitis: recupera la salud de tu boca

Gracias a este tratamiento, las encías recuperan su estado habitual. Además, se elimina la placa bacteriana que se encuentra debajo de la encía para facilitar al paciente la limpieza dental y evitar así que pueda aparecer periodontitis en un futuro.

Por otro lado, con la periodontitis se frena la pérdida del hueso que ha sido causada por esta enfermedad.

En ocasiones, cuando la enfermedad ha llegado a unos niveles altos, se puede producir retracción de encías. No en todos los casos será igual de intensa, pero para aquellos en los que la situación es grave y se ha perdido mucha encía se puede recuperar con micro injertos. Estos micro injertos se realizan para cubrir la parte retraída de las encías que suele causar con la periodontitis.

El tratamiento variará según la gravedad de la enfermedad

Cuando la periodontitis es leve o moderada, se suele realizar un estudio periodontal mediante fotografías, mediciones de encía con sonda, radiografías digitales, ordenador, etc. Además, se realiza también una limpieza bucal profesional para poder recuperar la salud de las encías.

A continuación se realiza un raspado y alisado radicular. Pero para que el tratamiento tenga éxito, es necesario que el paciente siga unas instrucciones de higiene muy específicas adaptada a cada cliente.

Es importante también realizar un diagnóstico posterior del estado de las encías. Esto se consigue con revisiones cada cuatro o seis meses para evitar que la enfermedad vuelva a aparecer.

Finalmente, una vez terminado el tratamiento, es importante seguir un programa de mantenimiento muy estricto, con una higiene bucal diaria y visitas periódicas a la clínica para eliminar las bacterias y el sarro.

Si la periodontitis es aguda, sería necesario realizar todo este procedimiento además de una cirugía periodontal para poder recuperar el hueso y que vuelva a su estado original para evitar un exceso de movilidad del diente.

Por otro lado, si las encías están muy retraídas es necesario hacer una cirugía periodontal con microinjertos para poder cubrir la parte de la encía que no está cubierta. De esta manera podemos mejorar la estética y la salud de la zona tratada con un procedimiento no invasivo. Para ello se realiza una incisión muy pequeña en el paladar con el que se harán los microinjertos.

 

¿Cuál es la diferencia entre la gingivitis y la periodontitis?

Suele haber mucha confusión entre estos dos términos, ya que la periodontitis deriva de la gingivitis. Es decir, es un estado avanzado de ésta. En el momento en el que las encías están afectadas por una enfermedad periodontal, se inicia con gingivitis.

Si no se le presta atención y se trata a tiempo, la gingivitis termina derivando en una periodontitis, con todas las complicaciones que eso conlleva.

Tanto el tratamiento de gingivitis como el de periodontitis se deben realizar por un profesional experto en periodoncia.

El periodoncista se encarga de planificar el tratamiento tras realizar el estudio con la higienista. A continuación diagnostica el caso de cada paciente, anestesia la zona para los casos que sean necesarios y revisa el trabajo realizado y la efectividad del tratamiento.

Por otro lado, la higienista realizará la toma de muestras, el tratamiento de profilaxis y el raspado de encía si se trata de una periodontitis.

¿La periodontitis y la piorrea son lo mismo?

La piorrea y la periodontitis son sinónimos. Podemos usar ambos términos para denominar la fase avanzada de la gingivitis. La periodontitis es un término más técnico, que se emplea por profesionales de la odontología y periodoncistas. El término piorrea está más extendida entre la población general.

 

Aspectos importantes a tener en cuenta respecto la periodontitis

Tanto la gingivitis como la periodontitis son enfermedades infeccionas producidas por bacterias. Estas bacterias emplean la saliva como vía de transmisión, por lo que podría haber un contagio.

La periodontitis puede contagiarse por saliva en las parejas estables debido a los múltiples contactos, pero dependerá de la otra persona que se contagie o no debido a múltiples factores como su sistema inmunológico, la placa que ya tenga acumulada o el trabajo. Además, su transmisión requerirá de un largo periodo de tiempo.

Debemos ser conscientes de la forma en la que nos limpiamos los dientes porque puede hacer que no eliminemos de forma correcta los restos de comida y acumulemos sarro en nuestros dientes. Estas bacterias inflamarán nuestras encías y provocarán el sangrado durante el cepillado.

Es importante asistir una vez al año al odontólogo para realizarse una limpieza bucal profesional. No dudes en contactar con nosotros si crees que padeces de una enfermedad periodontal.