Empaste dental: tratamiento para eliminar la caries

doctor toledo

Las caries son una de las enfermedades bucodentales más comunes en nuestra sociedad, no sólo a nivel nacional sino a nivel mundial. Cuando no conseguimos detectar a tiempo una caries, es necesario realizar un tratamiento específico para poderla eliminar.

Hoy en Doctor Toledo te contamos todo lo que necesitas saber acerca de los empastes dentales.

¿Qué es un empaste dental?

Antes de comenzar a explicar qué es un empaste, debemos especificar primero qué es una caries. Recordemos que, cuando hablamos de caries, nos referimos a la destrucción de los tejidos del diente que se produce por dos causas concretas.

En primer lugar, por ingerir alimentos o bebidas que contienen ácidos y azúcares. Por otro lado, puede ser resultado de una mala higiene bucal como un cepillado insuficiente o errores en la técnica del cepillado.

El empaste dental, también conocido como obturación, es un tratamiento que sirve para reparar cualquier diente dañado. Se elimina la caries de una pieza dental determinada para evitar que la enfermedad avance y no afecte así al nervio del diente, ya que si llega a este punto se tendría que realizar una endodoncia.

¿Cómo se realiza un empaste?

Los tratamientos de empastes dentales son sencillos y rápidos, ya que tardan unos 40 o 50 minutos. Por norma general, el procedimiento es el siguiente:

Anestesia: el dentista aplica anestesia local en los casos que se requiera. Normalmente se recurre a la anestesia cuando la caries está en un estado avanzado y afecta a la dentina, donde se encuentran las terminaciones nerviosas.

Limpieza de la caries: el especialista retira el tejido cariado, dejando una cavidad que tiene que rellenarse posteriormente.

Relleno de la cavidad: se emplea composite para rellenar el hueco que queda tras limpiar la caries.

Pulido y ajuste: cuando el composite se ha endurecido, se pule y se realiza una prueba de mordida. Así se asegura que el resultado sea adecuado.

¿Cuántos tipos de empastes existen?

Podemos diferenciar entre dos tipos de empastes dentales según el material de relleno que se emplee.

Metal

Los empastes dentales de metal están compuestos por amalgama de plata. Su principal ventaja es que son muy duraderos ya que se estima que su duración es de unos 30 años. Aunque este material es poco estético porque destaca mucho sobre el blanco natural del diente.

Hoy en día, este tipo de empastes no suele emplearse ya que los consumidores prefieren los de resina o composite porque tienen un color más natural.

Hace unos años también se empleaban empastes de oro, y aunque son duraderos y resistentes, son muy costosos y no son nada estéticos.

Resina y composite

Este material es el más empleado, porque son mucho más estéticos que cualquier otro. El composite tiene un color similar al blanco del diente, aunque tiene una duración bastante menor.

Es necesario que los pacientes que tengan empastes dentales tengan una buena higiene bucodental y acudan, como mínimo, una vez al año a la clínica dental. Así el odontólogo podrá revisar el empaste y sustituirlo cuando sea necesario o se deteriore.

Es importante que el composite sea de alta calidad y el profesional cuente con una gran variedad de tonalidades para que se ajuste lo más posible al tono natural de tus dientes. Así se garantiza una mayor durabilidad, se evita la caída de los empastes y se consigue un resultado estético.

¿Es doloroso el procedimiento?

Según la profundidad de la caries dental que se va a tratar y afecta a la dentina, es necesario aplicar anestesia local. Así se evita que el paciente sienta dolor durante el procedimiento.

Si la caries no afecta a la dentina, no es necesario aplicar la anestesia. Aunque es posible que el paciente sienta ligeras molestias durante el proceso.

Es importante saber que tras el empaste dental, el paciente pueda sentir sensibilidad al comer alimentos muy calientes o fríos o al cepillarse los dientes. Esta sensación puede continuar durante tres o cuatro días.

En el caso de que la sensibilidad persista durante más de una semana, será necesario volver a la clínica dental. Así el odontólogo podrá examinar el empaste y determinar el problema.

Se puede comer tras empastes

El tratamiento de esmalte es una intervención simple, por lo que los cuidados que debemos considerar son mínimos, por lo que el paciente puede reincorporarse a su rutina habitual tras salir de la clínica dental.

Cuando el empaste se realiza sin anestesia local, el paciente podrá comer y beber con total normalidad.

Si el procedimiento se hace con anestesia local, el paciente tardará un par de horas en recuperar la sensibilidad en la zona que ha sido tratada. Por este motivo no es recomendable beber o comer justo después de la intervención ya que con la insensibilización provocada por la anestesia es posible que se le caiga la comida o la bebida.

Cuando se pase el efecto de la anestesia, el paciente puede volver a comer y beber con normalidad.

Cuanto tiempo dura un empaste

Por norma general el empaste de composite, el material más empleado, suele durar un tiempo aproximadado de 10 años. Aunque debemos tener en cuenta que los empastes se decoloran con el tiempo y el color se vuelve más amarillento. Además, se ven sometidos a una presión extraordinaria debido a la masticación.

Algunos empastes se desgastan con el paso del tiempo y necesitan una sustitución al cabo de los años.

Como hemos mencionado, los empastes de composite tienen una media de 10 años. Es importante asistir a las revisiones anuales para que el dentista pueda examinar cada uno de los empastes.

Si encuentras alguna grita en tu empaste, está roto o en mal estado, pide cita con tu dentista.

Sensibilidad dental tras empaste

Es posible que tras realizar el tratamiento de empaste dental el paciente pueda llegar a sentir sensibilidad al comer alimentos muy fríos o calientes o al cepillarse los dientes.

Esta sensación puede durar durante 3 o 4 días. Aunque si la sensibilidad persiste  durante más de una semana será necesario visitar al dentista que ha realizado el tratamiento. Así examinará la obturación para poder determinar si existe cualquier tipo de problema.

Los empastes son una de las intervenciones más realizadas. Cuando se realiza este tratamiento se colocan materiales sobre la dentina, según el tipo de obturación. La dentina es la capa interna del diente y es una de las partes más sensibles porque tiene contacto directo con el nervio dental, pudiendo producir sensibilidad.

¿Cuánto cuesta realizarse un empaste?

Como sucede con todos los tratamientos odontológicos, el precio dependerá de varios factores. Aunque, por norma general, los empastes dentales suelen costar entre 85 y 100 euros, siendo el importe más bajo el correspondiente al empaste simple y el mayor para casos en los que el diente necesita una reconstrucción.

Estas reconstrucciones se realizan en los casos en los que la caries son muy profundas y afectan a una cara completa del diente. Cuanto antes se trate la caries, más sencillo y económico será el tratamiento.

El tratamiento de empastes es un proceso sencillo, pero se tienen que seguir unos cuidados y precauciones determinadas para garantizar un buen resultado y prolongar la vida útil del material.

Aunque el precio es uno de los factores que más se tiene en cuenta a la hora de escoger una clínica dental, se deben considerar otros aspectos. La experiencia o las técnicas empleadas en el procedimiento son incluso más importantes.

No realizar el tratamiento con las técnicas adecuadas puede dar lugar a complicaciones como la inflamación de la pulpa del diente (pulpitis irreversible) o una mala limpieza de la caries, haciendo que crezca y llegue al nervio.

Para resolver estos problemas se debería realizar una endodoncia, un tratamiento más complejo y costoso que el esmalte.

No dudes en contactar con nosotros si necesitas más información sobre el tratamiento, te atenderemos encantados.