Consejos para cuidar tus retenedores y mantenerlos limpios

Causas y tratamientos para la hipersensibilidad dental
19 marzo, 2018
Encías inflamadas: causas y tratamiento
16 abril, 2018
Mostrar todo

Consejos para cuidar tus retenedores y mantenerlos limpios

Como ya sabemos, la retirada de los brackets y otro tipo de ortodoncia como Invisalign no es el fin del tratamiento en sí. Además, el llevar ortodoncia no garantiza los resultados de por vida. Por este motivo, debemos ser conscientes de hacer un buen uso de los retenedores, porque esta fase será vital para poder mantener siempre el alineamiento conseguido durante el tratamiento de ortodoncia.

Durante la etapa de retención conseguiremos que nuestros dientes se mantengan en la posición que hemos conseguido con la ortodoncia. Esta fase es importante porque se necesita un periodo de tiempo determinado hasta que los tejidos se reconstruyen y fijan el diente.

En Doctor Toledo somos conscientes de que, en ocasiones, puede ser difícil mantener un buen hábito en relación a los retenedores. Por eso queremos darte una serie de consejos para que los mantengas siempre en perfectas condiciones.

El uso de retenedores es mucho más importante de lo que se cree

Por norma general, tendemos a despreocuparnos por nuestra boca en la fase de retención porque creemos que es suficiente con haber llevado la ortodoncia durante un tiempo concreto. Pero tener este pensamiento es un gran error, porque no seguir las pautas que el ortodoncista nos da respecto a los retenedores puede provocar que tengamos que volver a repetir el tratamiento.

Los dientes tienden a volver a su posición original. Por eso, hasta que no se terminen de desarrollar los tejidos, será necesario usar otro tipo de aparatos como los retenedores.

Podemos afirmar que el uso de retenedores es la única manera totalmente eficaz de garantizar la estabilidad de los resultados conseguidos tras la ortodoncia. Es decir, a largo plazo, es el único método de retener los dientes en la posición alcanzada al finalizar el tratamiento.

Como acabamos de mencionar, los dientes tienen una tendencia natural a moverse. De esta manera, si no empleamos retenedores tras la ortodoncia, con el tiempo tratarán de volver a la posición que tenían anteriormente.

Como son tan importantes, es necesario saber cuidarlos para que puedan durar el mayor tiempo posible y realicen su función correctamente sin que se rompan, pierdan o deterioren.

Cuida tus retenedores con unos sencillos pasos

Para cada tipo de retenedor se requerirán unos cuidados u otros. Será nuestro ortodoncista quien nos recomiende el uso de unos u otros. Además, según el material del que estén compuestos sus cuidados también variarán.

Normalmente, tras la fase de ortodoncia, se suelen colocar dos juegos de retenedores: el fijo y el removible. Los fijos se sitúan en la cara interna del diente, y los removibles son transparentes y los podemos retirar cada vez que hagamos alguna comida.

Para los retenedores removibles, hay que tener especial cuidado al retirarlos. Aunque sean resistentes, debemos tratarlos cuidadosamente. Al quitarlos, alterna el lado por el que lo haces. Es decir, no lo saques siempre por el mismo lado porque al tirar se va desgastando, lo que provoca que se pueda romper. Si lo alternas, será más difícil provocar que se fisure siempre por el mismo lado.

Guarda siempre los retenedores en su caja. Los retenedores removibles se deben usar siempre el número  de horas que indique el ortodoncista. Por eso, cuando te los retires para comer, guárdalos en su respectiva caja. Esta caja se proporciona a la vez que tu odontólogo te da los retenedores, y es importante guardarlos en ella porque es el lugar más seguro.

 Es muy factible que si guardas los retenedores en una servilleta de papel los tires o pierdas. En muchas ocasiones no nos acordamos del lugar en el que los hemos almacenado, y por eso existe el riesgo de perderlos. Por eso es importante que los mantengas siempre en su respectiva caja.

¿Cómo debo limpiar mis retenedores?

Limpiar los retenedores fijos es muy sencillo, porque se limpian durante el cepillado de dientes habitual. Sin embargo, los retenedores removibles se deben limpiar cuidadosamente. Lo ideal es limpiarlos cada vez que se retiran, porque están expuestos continuamente a la saliva y el sarro.

Para limpiarlos sin provocarles ningún daño, utiliza jabón neutro. Los puedes limpiar después de quitártelos, por la mañana, después de haberlos llevado toda la noche o viceversa, por la noche antes de ponértelos para dormir.

Es decir, debemos limpiar la superficie de la férula con un cepillo, agua tibia y jabón.

Un error muy común es limpiarlos con pasta de dientes. Esta acción es dañina para los retenedores porque pierden transparencia y tienden a volverse blancos, perdiendo así parte de sus propiedades estéticas.

 

Normalmente, en cualquier farmacia, podemos encontrar pastillas efervescentes específicas para este tipo de ortodoncia. Dichas pastillas están compuestas por unas determinadas propiedades que limpian la férula sin dañarla. Para limpiarla, llena un recipiente como un pequeño bol o vaso con agua, inserta la pastilla efervescente y por último, añade las férulas. De esta manera se desincrustará toda la suciedad y los retenedores quedarán como nuevos.

Es recomendable limpiar los retenedores con las pastillas una o dos veces por semana. Y no sólo ayudan a mantener limpios los retenedores, si no que ayudan también a que no adquieran malos olores.

No debes emplear tampoco enjuague bucal para limpiar tus retenedores porque, al igual que la pasta de dientes, dañará el material con el que están fabricados. Tanto la pasta de dientes como los enjuagues deterioran la superficie de las férulas volviéndolas más opacas y visibles. Además, las pastas de dientes con gránulos los rallan.

Para poder mantenerlas en perfectas condiciones, es muy importante asistir a las revisiones pautadas por tu ortodoncista. Normalmente, las revisiones en la etapa de retención se suelen hacer a los tres meses, a los seis y a los doce meses de haber finalizado el tratamiento de ortodoncia. Tras los doce primeros meses, las revisiones se realizan una vez al año.

Puedes realizar una vida completamente normal incluso con el uso de retenedores tanto fijos como removibles. Si todavía tienes alguna duda sobre la limpieza o el mantenimiento de los retenedores, o no sabes qué productos debes comprar para mantenerlos limpios, no dudes en venir a visitarnos o contactar con nosotros.