Cepillo de dientes eléctrico o manual

¿Cepillo de dientes eléctrico o manual? A la hora de comprarnos un nuevo cepillo de dientes, todos nos hemos preguntado alguna vez si es mejor pasarse a un cepillo eléctrico.

Hay que dejar claro que se puede hacer un cepillado dental eficaz tanto con un cepillo de dientes manual como con uno eléctrico, siempre que se sigan unas recomendaciones básicas.

Aunque hay necesidades y gustos para todo, según los propios dentistas es cierto que determinados cepillos eléctricos demuestran ventajas sobre los cepillos manuales.

Las ventajas del cepillo eléctrico

1. Placa

Reduce más, sin necesidad de apretar tanto, la placa bacteriana, que es la responsable de la producción de caries y gingivitis.
La gingivitis, que provoca inflamación y sangrado de las encías, está causada normalmente por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes.

2. Presión

El riesgo de abrasión del diente es menor, cuentan con un mecanismo de control de la presión que los hace menos proclives a erosionar la superficie de los dientes.
Son más respetuosos. Un mal cepillado manual, que ejerce demasiada presión sobre el diente, puede limar el esmalte dental.

3. Tiempo

Las personas que usan cepillos eléctricos suelen estar entre un 20 y un 40% más de tiempo cepillándose los dientes.
Algunos cepillos eléctricos incluyen una señal acústica que garantiza como mínimo un cepillado de dos minutos de duración, como recomiendan las organizaciones de salud internacionales.
La velocidad de giro del cabezal hace que la limpieza dental se complete en menos tiempo que con el manual.

4. Facilidades

El cepillado se realiza con mayor comodidad.
Los niños lo consideran divertido y les motiva.
Es el caso de las personas con discapacidad física o psíquica, que tienen problemas o limitaciones a la hora de mantener su higiene personal.
Su uso es mucho más sencillo si es un cuidador o familiar el encargado de cepillar los dientes de una persona.

Factores a tener en cuenta

Con cepillo eléctrico conviene tener en cuenta que:

  • Los cabezales deben cambiarse cada tres meses (como el cepillo manual) para mantener su eficacia.
  • Los más aconsejados son aquellos que disponen de botón de parada y temporizador (avisa cuando cambiar a otro cuadrante de la dentadura).
  • Cuando hay enfermedad periodontal conviene no utilizarlo hasta que se haya resuelto el problema, con la fuerza rotatoria puede retraerse la encía.

Cuándo es mejor usar un cepillo manual

Circunstancias puntuales en las que puede ser más conveniente utilizar un cepillo manual:

  • Después de una cirugía es más recomendable usar un cepillo manual de cerdas ultra suaves, en el que el usuario puede controlar mucho mejor la velocidad y el cuidado con el que limpia la zona sensible.
  • En algunas personas que llevan ortodoncia, porque se puede desprender un alambre o un bracket con el cepillado.
  • En el caso de los niños, la fidelización con la técnica del cepillado suele hacerse con un cepillo manual. Existe una oferta mucho mayor de productos adaptados a su tamaño.

Recomendaciones para una correcta higiene bucodental

Tanto con un cepillo manual o eléctrico, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda:

  1. Cepillarse, al menos, dos veces al día con pasta dentífrica fluorada.
  2. Cambiar el cepillo de dientes cada 3 meses.
  3. Una vez al día, usar seda dental o cepillos interdentales.
  4. El tiempo de cepillado no cambia dependiendo de si se utiliza un cepillo manual o uno eléctrico. Dos minutos es lo ideal.
  5. No importa la técnica.
  6. Seguir un orden específico del cepillado para no olvidar ninguna zona. Empezar por un lado y terminar por otro para un cepillado eficaz.
  7. Cepillar también la lengua.

¡Contacta con nosotros para cualquier duda!