Causas y tratamientos para la hipersensibilidad dental

Cómo mantener una higiene bucal perfecta
6 marzo, 2018
Consejos para cuidar tus retenedores y mantenerlos limpios
2 abril, 2018
Mostrar todo

Causas y tratamientos para la hipersensibilidad dental

La sensibilidad dental es uno de los problemas más comunes en relación a las afecciones dentales. También conocida como hiperestesia dentinaria, se caracteriza por un intenso dolor dental. Y, aunque es transitorio, es un dolor muy incómodo ya que se desarrolla con la ingesta de comidas y bebidas demasiado frías o calientes e incluso con alimentos que contengan demasiada azúcar.

Hoy, en Doctor Toledo, explicamos cuáles son las causas de la sensibilidad dental y los tratamientos que se pueden realizar al respecto para acabar con esta molesta sensación.

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad o hipersensibilidad es el dolor dental causado por la exposición de la dentina (la parte interna del diente), al medio oral. Este dolor aparece tras el contacto con un estímulo externo como alimentos o bebidas frías, calientes, ácidas, dulces, etc.

Suele ser la causa más frecuente de dolor dental y afecta a una de cada siete personas adultas. Esta enfermedad puede desencadenar la aparición de otras patologías bucales como caries, gingivitis o periodontitis si no se trata correctamente. Normalmente aparece entre los 18 y 40 años de edad, aunque últimamente se ha incrementado en pacientes jóvenes por exceso de consumo de bebidas ácidas y el uso indiscriminado de productos de blanqueamiento dental sin supervisión.

La sensibilidad dental se produce cuando la dentina, la cual se encuentra protegida por la encía, el cemento radicular, y el esmalte dental, pierde su protección natural y queda al descubierto. La dentina está compuesta por miles de tubos microscópicos, llamados túbulos dentinarios, que conectan la parte exterior del diente con las terminaciones nerviosas.

En el momento en el que el diente pierde su protección por retracciones de la encía o desgaste del esmalte dental, los túbulos quedan descubiertos al exterior y provoca que los estímulos externos alcancen las terminaciones nerviosas y produzcan sensación de dolor.

Podemos decir, entonces, que la hiperestesia dentinaria se caracteriza por la presencia de un dolor agudo, de duración breve, que está originado en una zona de dentina expuesta en respuesta a unos estímulos provocados y no pueden ser asociados a otra forma de patologías dentales como las caries.

En situaciones en las que se inflama la pulpa, pueden darse unos síntomas concretos como el dolor, pero permanecerán después del estímulo. Es decir, la sensibilidad dental se caracteriza porque el dolor desaparece cuando al retirar el estímulo.

¿Cuáles son sus causas?

La sensibilidad dental puede ser producida por varios factores, aunque la más común es la producida por consecuencia de la pérdida del esmalte, cemento y encía. Normalmente, las causas están relacionadas con el estilo de vida de los pacientes y sus hábitos diarios de higiene bucal:

  • Cepillado dental inadecuado con una pasta dental abrasiva que provoque la abrasión del esmalte y exponga la dentina. La abrasión es la pérdida de los tejidos dentarios debido a la acción de sustancias externas. Estas sustancias pueden ser pastas de dientes, como ya comentábamos, o por oclusión de dientes naturales que lleven cerámica entre ellos, entre otros. Estas sustancias producen que el esmalte se desgaste y se exponga la dentina.
  • La recesión gingival es otra de las causas que provocan sensibilidad dental. Esta puede ser debida a malposiciones o movimientos ortodónticos, traumatismos dentales, etc. La retracción de encías provoca la exposición de la raíz del diente. En la raíz, la capa del tejido dental más externa es el cemento, pero se puede desprender con facilidad con el cepillado dental.
  • La disolución de tejidos por ácidos externos o internos que no proceden de la placa bacteriana o de la caries. También conocida como erosión, pueden provocar sensibilidad. Estos ácidos pueden proceder de la dieta, o el reflujo gástrico, etc.
  • Las anomalías anatómicas pueden existir en algunos pacientes, y hacen que los dientes tengan un espacio sin cemento o esmalte. Y, por lo tanto, estas anomalías dejan una parte de la dentina expuesta por una falta de unión entre el esmalte y el cemento.
  • El desgaste producido por el contacto de diente con diente hace que exista un desgaste fisiológico por el hábito masticatorio y un desgaste patológico como podría ser el bruxismo. De esta manera los tejidos se van desgastando y la dentina se expone.

Tratamientos odontológicos para la sensibilidad dental

El dolor producido por la sensibilidad dental es muy fácil de identificar, porque aparece siempre ante estímulos diversos pero reconocibles como alimentos, consumo de sustancias dulces o ácidas, cepillado de dientes, dolor al respirar aire frío, etc.

El dolor que se manifiesta es intenso, muy localizado en los dientes que lo sufren y de corta duración, porque sólo se mantiene mientras actúa el estímulo que lo provoca. Si el dolor que se produce no se relaciona con un estímulo determinado y persiste después de que éste cese, lo más probable es que la causa no sea sensibilidad dental y podrían ser patologías como caries.

Es importante asistir a una consulta para que el odontólogo pueda realizar una exploración y diagnóstico preciso y nos indique cuál es la causa de nuestro dolor.

Para realizar un tratamiento correcto de la sensibilidad dental es importante establecer unas medidas preventivas en conjunto con un tratamiento adecuado. Algunas de estas recomendaciones son:

  • Tener un hábito dietético para evitar el consumo de bebidas y alimentos ácidos
  • Corregir los malos hábitos como evitar el uso de palillos de madera
  • Realizar una correcta higiene oral, con una técnica de cepillado adecuada y usar una pasta de dientes poco abrasiva.

Es importante también el uso de agentes desensibilizantes para tratar la sensibildiad dental.La gran mayoría de los productos de  uso ambulatorio para tratar la sensibilidad dental incluyen agentes que penetran hasta la pulpa por los túbulos dentinarios abiertos y actúan inhibiendo la transmisión nerviosa que produce el dolor. Éstos también pueden incluir fluoruros, que pueden actuar taponando parcialmente los túbulos dentinales.

Para los casos de retracción de encías, se realiza un injerto de tejido conectivo para mejorar la situación y evitar la exposición dentinaria. En clínicas, se puede aplicar geles bioadhesivos en las caras de los dientes donde existe sensibilidad. También se puede emplear para tapar la dentina.

Si deseas tratar la hipersensibilidad dental, no dudes en consultar con un odontólogo. En Clínicas Doctor Toledo contamos con los mejores expertos para solucionar cualquier problema bucal.